Saltar al contenido (pulsar Return)

Patrimonio

El máster ofrece tres intensificaciones: hábitat, patrimonio y ciudad; en todas ellas la tecnología actúa como eje transversal. Patrimonio atiende a la memoria y al valor cultural de la arquitectura entendida como terreno activo de propuesta, sobre un soporte técnico específico.

El ámbito de patrimonio incluye la percepción cultural y social del espacio como valor intangible que podemos identificar a partir del análisis de la gestión de recursos del sitio y la estructura social que la sustenta. La colaboración comunitaria se convierte en la metodología que nos permite explorar esta dimensión antropológica del urbanismo y la arquitectura.

El taller atraviesa el primer cuatrimestre poniendo en práctica la colaboración comunitaria con agentes locales como medio pero, a la vez, como finalidad en si misma. Confrontar-se con la realidad social que conlleva el proyecto se convierte en unos de los principales retos a adquirir, y no solo como vía de inclusión de intereses heterogéneos sino para garantizar el equilibrio del ecosistema humano que conlleva cualquier intervención. Desde la búsqueda-acción participada y el aprendizaje-servicio, se activan marcos de colaboración que permiten desarrollar los siguientes objetivos: llevar a la práctica y conducir procesos de diagnosis participadas, donde el alumno codiseña y planifica la estructura mas idónea en relación al contexto de trabajo; aprender a dinamizar y conducir sesiones de grupos diversos y numerosos; conocer referentes dentro de la historia de la arquitectura que han explorado el papel del usuario en formas de codiseño; reflexionar sobre el papel del arquitecto desde la óptica de la participación; activar procesos de aprendizaje con los mismos agentes participantes para construir marcos de conocimiento comunes; proponer soluciones que transciendan el aula más allá del proyecto diseñado fomentando la transferencia a administraciones o entidades organizadas que colaboren con su experiencia; fomentar que los proyectos del estudiantes tengan cierto carácter vinculante y que esta condición se manifieste con coherencia, rigor y viabilidad del proyecto realizado.

La intensificación se estructura en las siguientes fases consecutivas que acompañan en paralelo el proyecto proyectual:

  1. Introducción al proyecto comunitario
  2. Diseño del proceso colaborativo y referentes
  3. Herramientas de implementación del codiseño
  4. Conducción de las sesiones de diagnosis participada con agentes implicados
  5. Retorno y transferencia de los resultados